Una salida problemática…para el que lo ve salir

Los nuevos partidos que abanderaron hasta el hartazgo ese mantra de las primarias, el sistema por el que someterían las candidaturas internas a los afiliados, son los primeros en haberlas abandonado — no sin antes imponérselas (con nefastas consecuencias) al resto. Ayer Pablo Iglesias ya se presentó como candidato de Podemos a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid (CAM) y designó a Yolanda Díaz como su sucesora al frente del partido; a los afiliados no se les espera. Este diktat del que se dijo jefe del partido más democrático de todos (¡era el único asambleario!) demuestra la profunda decadencia en la que ha caído Podemos. Pero esa decadencia ya se conocía. Iglesias va a  Madrid porque no tiene un subalterno al que encomendar que resucite al partido en la Comunidad (no queda más partido que él). La pregunta es qué efectos tendrá el movimiento (patético) de un político aburrido de su ministerio y que ve la política como en su serie de televisión preferida, sobre la coalición PSOE-Podemos. 

Hay quien verá en todo esto un triunfo para Pedro Sánchez: el nocivo Sr. Iglesias se le va del gobierno sin haberlo tenido que destituir; lo despacha con un “buena suerte” y punto. Ahora se evitará tener un vicepresidente dedicado en cuerpo y alma a enfrentarse a los otros ministros, a torpedear proyectos que no son de su gusto ideológico, y a ponerse del lado de regímenes autoritarios o fugados de la justicia cuando estos cuestionan la democracia española. Parece que por fin dormirá tranquilo el Sr. Sánchez. Pero puede que el sueño aún le vaya a ser esquivo; es más, de ninguna manera dormirá más tranquilo. El Sr. Iglesias le ha metido el dedo en el ojo por segunda vez. Vienen más meses de insomnio. 

Durante mucho tiempo en ese año 2019 en el que se repitieron las elecciones, comenté que el Sr. Sánchez le tenía desde hacía tiempo cogida la medida al Sr. Iglesias. Sabía como pensaba y sabía como neutralizarlo. Pero hubo una ocasión en la que lo noquearon y de ella nació el gobierno de coalición de hoy. Fue en el verano de 2019, cuando el Sr. Iglesias lanzó un órdago diciendo que su presencia en el Consejo de Ministros no era imprescindible para un gobierno de coalición, dejando así al PSOE sin argumentos después del famoso “no dormiría tranquilo con Pablo Iglesias en mi gobierno”. El Sr. Sánchez tuvo que romper con Podemos de otra forma — ya no le valía la excusa de la inexperiencia y peligrosidad del Sr. Iglesias —, se descalabró en las elecciones de noviembre y se vio forzado a pactar con él. La segunda ocasión en la que el Sr. Iglesias se la jugó al presidente del Gobierno fue la de ayer por la mañana. Después del PSOE renunciar, por falta de tiempo para prepararla, a una “operación Illa” en Madrid con la que dar un golpe de efecto y recuperar CAM, el Sr. Iglesias lanzó sin previo aviso su candidatura. El PSOE había meditado presentar como candidata a Margarita Robles, la muy bien valorada ministra de Defensa, para presentar a Isabel Díaz Ayuso como una radical y hacerle la guerra. Los eventos precipitados por la moción de censura en Murcia pillaron a todos desprevenidos y el PSOE tuvo que conformarse con la pobre candidatura de Ángel Gabilondo. Podemos está en descomposición en la CAM, engullido por el partido Más Madrid de Iñigo Errejón, pero el aterrizaje de Iglesias servirá como revulsivo, al menos mediático, para arrinconar al Sr. Gabilondo. Será una contienda entre la Sra. Ayuso y él. En la pugna entre comunismo v. libertad, con dos personalidades tan fuertes como midiendo sus fuerzas, el resto de partidos se verán eclipsados. De estas elecciones el PSOE no ganará Madrid, ahora sí que definitivamente. El miedo al Sr. Iglesias y su discurso extremista centrará mucho voto en el PP de la Sra. Ayuso al tiempo que le restará voto moderado (especialmente el que pudiera provenir de Ciudadanos) al Sr. Gabilondo: su PSOE es rehén de un Podemos, no ya con un liderado por un don nadie, sino encabezado por el Sr. Iglesias. No sería de extrañar que en estas circunstancias, la Sra. Ayuso se ganara la tan deseada mayoría absoluta. 

A parte del daño que le causará en Madrid, el Sr. Sánchez no podrá rentabilizar la salida del Sr. Iglesias del gobierno. De haberlo destituido con gran estruendo a raíz de una crisis sonada  (como sin duda era su intención hacer en un futuro) podría haber manipulado el relato para obtener beneficio. Ahora se encuentra con que el Sr. Iglesias sale por su propio pie encumbrando mientras lo hace a una de las podemitas de modales moderados, la ministra de Trabajo. La Sra. Díaz será la nueva vicepresidenta segunda (está por ver qué el Sr. Sánchez haga como le manda el Sr. Iglesias y coloque a Ione Belarra al frente de un ministerio cómo se le ha pedido) rebajando con ello la tensión en el seno del Gobierno pues, aunque de Podemos, la Sra. Díaz mantiene una muy cordial relación de trabajo con los ministros ortodoxos, en especial con el titular de Seguridad Social José Luis Escrivá (cuyos desencuentros con Iglesias son conocidos). Esta rebaja de tensión trunca el viraje hacia la moderación del Sr. Sánchez. Le convenía que el Sr. Iglesias hiciera de revolucionario desde su cargo para poder presentarse él como el tecnócrata moderado centrado en los problemas reales del país, defensor de la democracia, la moderación, la Corona… Mientras se presentaba como moderado uno y rabiaba como auténtico e inagotable revolucionario (en una actitud  de beneficio recíproco), el Sr. Sánchez tenía al vicepresidente bajo control. Y no descartemos que ese control sea el de que el Sr. Iglesias haya querido zafarse eligiendo la CAM como próximo destino. Ahora se ha escapado a la CAM y él se verá gobernando con Podemos y sin un generador de excusas (Iglesias) que le facilite la ruptura. Después del desastre de la moción en Murcia y Madrid, al Sr. Sánchez ahora le tiembla el pulso sobre la coalición que tiene visos de orientarse en el medio plazo hacia una dirección que no es la más beneficiosa para los intereses del presidente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s